jueves, 26 de febrero de 2009

Síndrome de Alienación Maternal


No, no viene en ningún sitio. No hay ningún Gardner que se haya molestado en estudiarlo, pero existe y es una de las formas de violencia más habituales y a las que menos atención se le presta.

El Síndrome de Alienación Maternal, que como digo no viene en ningún libro, y cuya única referencia en internet es que no existe (http://lacomunidad.elpais.com/custodiacompartida/2007/8/14/-existe-sindrome-alienacion-parental-sap-), es algo que vamos a crear ahora mismo. Y, como el machismo no es lo contrapuesto a feminismo, tampoco es lo contrario que el Síndrome de Alienación Paternal descrito por Gardner. El SAM es el rechazo que la mujer experimenta hacia la madre de su pareja, y que la lleva a llevar a la práctica toda una serie de comportamientos orientados a destruir la relación de esa madre con su hijo y a eludir las posibles tareas de cuidado que éste, en función de su papel como hijo, tendría que llevar a cabo hacia su madre cuando llegue el momento.

Es un hecho que una buena parte de las féminas de este país muestran conductas de rechazo hacia las madres de sus parejas, pero no es un hecho constatable en términos científicos. Es algo que observamos cuando los hombres nos hablan con sinceridad en las cafeterías, durante las jornadas de caza, en los descansos de los partidos de fútbol o en otros contextos en los que se sienten a salvo de sus mujeres. No creo que fuese fácil diseñar un cuestionario ad-hoc para medirlo, ni que se atreviesen a responder en esa dirección, presos como están la mayoría de ellos de una forma de violencia simbólica y encubierta que no les permite expresar libremente lo que sienten o lo que ocurre.

Me gustaría instar al lector a reflexionar sobre si es víctima o no de un SAM. ¿Rechaza su mujer a su madre? Si es así, ¿lo hace de forma directa o indirecta? ¿Siente que su relación con su figura materna ha disminuido desde que convive con su mujer, y que esta disminución va siendo cada vez más acusada? ¿Tiene que ver a su madre a escondidas? ¿Parece que todo lo que viene de su madre está mal (para su mujer)? ¿Se critican de forma solapada (o directa) los valores de su familia de origen? ¿Muestra su mujer una actitud hostil, de forma activa o pasiva, en las obligadas y reducidas ocasiones en las que se reúne la familia de usted?

Si la respuesta del lector es afirmativa a una o más de estas cuestiones debería considerar seriamente la posibilidad de ser víctima de un síndrome aún no descrito en la literatura, de difícil reconocimiento social por lo que implica de llevar la contraria al discurso feminista de género dominante, y contra el que posiblemente no pueda hacer nada más que, como en tantas otras ocasiones, ceder como si fuera un calzonazos.

A ver si conseguimos entre todos crear el concepto de SAM. Pero lo vamos a tener difícil, porque en este país todo es "Por ellas, para ellas... y de ellos"

1 comentario:

Anónimo dijo...

vaya gilipolleces escribes, el sap maternal seria el rechazo de un hijo/a hacia su madre tras la separacion inducido por la figura paterna